¡@ # % DE PERRA!

insultamosilustracion_fabiolacorreas

Insultamos. Es parte de la jodida vida.

Como afirma Margarita Espinosa en su artículo Algo sobre la historia de las palabrotas: «Las groserías representan una válvula de escape para la tensión por la que pasamos; al insultar, descargamos a tal grado nuestro enojo, nuestra impotencia, nuestro dolor, que se podría decir que el insulto puede cumplir también una función catártica en el ser humano».

A día de hoy, insultar sigue considerándose como una acción de muy mal gusto y de poca clase pero la verdad es que ultrajar el honor de nuestra vecina, del compañero de clase, de nuestro jefe e incluso de empresas que nos dan una calidad pésima con su servicio, forma parte de las relaciones humanas tanto, como el quedar con los amigos o hablar por teléfono.

La evolución humana progresa paralela a la evolución del uso y desuso de determinadas palabras o expresiones porque algunas palabrotas que en el S.XVI podían resultar ofensivas, hoy en día están pasadas de moda.

Aunque hay palabras malsonantes que permanecerán más allá de la propia existencia del ser humano

Pero insultar como tal no basta, la acción lleva un proceso previo de elaboración que realizamos de manera inconsciente y que ocurre en microsegundos. Algunas personas han desarrollado su capacidad lingüística hasta niveles que escapan del estudio neurológico y han conseguido la friolera habilidad de vomitar 5 insultos por segundo en una frase de 10 palabras. Veamos:

1. Se debe elegir a conciencia el insulto adecuado, no el «todo vale», no.

2. Que ambas personas se comuniquen en un mismo código (idioma y gestos) porque lo que para un español resulta insultante, para un francés o inglés puede que no lo sea.

3. Que se desarrolle en un contexto adecuado ya que la palabra puede perder su valor como insulto.

4. Hay que darle una intención determinada puesto que el tono con el que se pronuncia la palabra soez, influye mucho a la hora de conseguir el propósito de ofender. Para más inri, podemos hacer uso de gestos burdos, una postura hostil o incluso una mirada de desdén o desafiante.

Los insultos son sexistas, sobre todo si el marco en el que se desenvuelven pertenece al de un país latino con firmes creencias religiosas. En general todos los apelativos masculinos hacen referencia a algo positivo y los femeninos a algo negativo. «Cojonudo» lo usamos para calificar a una persona, una situación o cosa que resulta ser buena o extraordinaria. Por el contrario, con «Coñazo» nos referimos a que algo es aburrido, pesado, negativo.

Toda clase social hoy en día tiene como denominador común el insulto

La televisión como medio de difusión de insultos ha hecho que se normalice su uso hasta tal punto, que podemos presenciar insultar tanto a un concursante de realities como a un periodista de prestigio o un político.

Dios insultó primero llamando «malditos» a Adán y a Eva. Así que quien no haya insultado jamás, que tire la primera piedra y estará libre de pecado

 Coprolalia, insultos involuntarios

Es una enfermedad que provoca que los que la padecen, manifiesten en voz alta todo tipo de obscenidades de forma compulsiva. La sufren el 10% de los pacientes del síndrome de Tourette, un trastorno neurológico genético que se manifiesta a través de movimientos y sonidos vocales involuntarios y repetitivos.

En los orígenes del ser humano con un puñetazo se arreglaban los desentendimientos. Pero poco a poco se optó por acciones que implicaran el menor contacto físico posible, aunque hasta el siglo XIX continuasen celebrándose los llamados duelos de honor. Así que de los gruñidos y gestos primarios, se pasó al insulto creando un punto de inflexión como afirmó Freud: «El primer humano que insultó a su enemigo en vez de tirarle una piedra, fue el fundador de la civilización».

Historia y evolución

Mensajes de Pompeya

La ciudad italiana de Pompeya se sumió en un mar de lava volcánica del Vesubio en el año 79 D.C. Fue una gran catástrofe natural pero el rápido suceso hizo que los edificios entre otros objetos se conservaran en muy buen estado. Así que se ha podido averiguar que a sus habitantes les gustaba mucho dejar mensajes escritos en las paredes como éstos:

«Cosmo, hijo de Equicia, gran invertido y mamón, es un pierniabierto»

«Isidoro, puteolano, esclavo nacido en casa, cunnilinguamante»

Graffiti Poético

Brujas, quemadas en la hoguera

Llamar a una persona bruja o arpía a día de hoy es desagradable pero entre los años 1427 y 1782 si eras acusada de brujería y de practicar el satanismo, te torturaban antes de quemarte viva en la hoguera. El 80% fueron mujeres y una de las más famosas acusadas fue Juana de Arco.

 Insultos de apellido

¿Os acordáis de que os hablé del origen curioso de los apellidos? Pues completo el tema diciendo, que existen registros que datan del siglo XVI de apellidos como Gay, Fondón, Pardillo, Cutre, Pis o Sobaco. Si alguno de vosotros se apellida Pis o Sobaco en particular, por favor contactad conmigo lo antes posible. Tengo un par de preguntas que me reconcomen…

…Vayamos a lo que realmente nos importa…

Insultos por países

Resumo la cantidad de los que existen y de países porque si no, no terminaría nunca y empalmaría con nuevos insultos que se están desarrollando en estos momentos en algunas lenguas sueltas.

EUROPA

Alemania

Verdammte Scheisse: maldita mierda

Francia

Garage à bites: «Garaje de pollas» Persona facilona

Inglaterra

Little shits: mierdecillas

Willie: pichita

Por cierto, el insulto más común y conocido a nivel mundial «Fuck» surgió en Inglaterra en 1503 pero hasta 1965 no apareció en los diccionarios ingleses.

Holanda

Kutwyf: zorra

Italia

Testa di cazzo: tonto

Portugal

Vaca: zorra

Suecia

Hora: puta

Perdone, ¿Qué puta es?

ORIENTE

China

Shabi: gilipollas

Japón

Ama: zorra

Quien bien te zorra, te hará llorar…

jiji: bastardo

 jijijijijiji

Mocca-Mocca Su Su: jódete

Quiero un Jódete con extra de chocolate

AMÉRICA DEL NORTE

Estados Unidos

Jap: pijo

Jerk: capullo

México

Aguacates: cojones

Fresa: pijo

Maletón: hijo de puta

Ir a un entierro: follar

AMÉRICA DEL SUR

Argentina

Pepa: coño

Chile

Heavy: antipático

Colombia

Babilla: fea

Salado: gafe

Uruguay

Vejiga: idiota

Venezuela

Ladilla: pelmazo

Los más usados en España por regiones son…

Andalucía

Apollardao: lelo, distraído

Atún: bruto, estúpido

Trafullero: tramposo o que habla atropelladamente

Aragón

Galapatón: da el coñazo, que molesta

Asturias

Babayu: tonto

Castrón: cabrón

Baleares

Cataliner: cursi y hortera (aunque es el gentilicio de los habitantes de un barrio)

Canarias

Chafarmeja, Chanchanchán: cutre, no hace bien las cosas

Mamachichos: gilipollas

Cantabria

Juntaculos: casamentera

Mingorondangos: persona que viste de forma llamativa para ser el centro de atención

Castilla y León

Badulaque: persona que tiene dificultad para razonar y es irresponsable

Castilla-La Mancha

Bacín: persona mezquina que no es bien recibida en ningún sitio

Cataluña

Cap de suro: cabeza de chorlito

Pallús: persona poco inteligente

Comunidad Valenciana

Chiquilicuatre: mequetrefe, persona de escaso interés social

Figamustia: simple, pardillo e infeliz

Extremadura

Tararira: individuo juerguista, informal, que no madura

Butañeru: mujeriego

Galicia

Falandeiro: persona que halaga por interés

Manda Carallo: ¡Manda huevos!

La Rioja

Camadas: persona maliciosa

Juliparda: granuja

Madrid

Mano: tonto

Ruler: culo

Murcia

Bajoca: calzonazos

Belitre: tonto, bruto

Navarra

Fandango: haragán

Aprovechategui: caradura

País Vasco

Tontolapikoa: tonto

Joan Pikutara: ¡Vete a la mierda!

¿Os acordáis de tener que poner 50 duros o incluso 100 pesetas (según el grado de infracción cometida) en el bote de castigo de los colegios? Aunque nos fastidiase, merecía la pena porque celebrábamos una fiesta en final de curso por todo lo alto con ganchitos, sándwiches de Nocilla, Fanta y Coca-Cola.

Curiosidades

La Universidad de Huelva organizó en 2007 unas jornadas sobre el insulto, elevándolo a la categoría de arte. Acogió a más de 600 alumnos y profesores de diversas universidades españolas. Uno de los docentes y organizadores, Luis Gómez Canseco explicó la necesidad de estas jornadas porque el insulto no se estudia en las universidades y es algo que se encuentra en el día a día de todo el mundo.

Según los autores Luque, Pamies y Manjón en el libro El arte del insulto: «Los insultos no se enseñan pero escucharlos en casa mejora la creatividad».

¿Qué podemos hacer para que no nos mine el autoestima?

+ No criticarnos ni insultarnos a nosotros mismos

+ Recibir las críticas con una actitud positiva

+ Valorar las ideas propias

+Priorizar la opinión que uno tiene de sí mismo por encima de la de los demás

+No necesitar la aprobación de los demás para vivir

+Transformar lo negativo en positivo

+No generalizar

+No compararse

+Trabajar la autoconfianza

 +Aceptar la forma de ser de cada uno

+Enfrentarse a los miedos

+Aprender a decir no

+No hacer caso de las críticas destructivas

+Nadie es mejor que nadie

+Descubrir lo positivo de equivocarse

+Relativizar lo que los demás piensan

+Acabar con el sentimiento de culpa

+Practicar la felicidad

Y vosotros, ¿cómo llamáis cariñosamente a quien os saca de quicio?

NZNP

 Agradecimientos Especiales

A mi gran amiga María conocida mundialmente como Patatafría por haberme enseñado que insultar no está de más a la hora de aprender o mejorar otro idioma.

A mi otra gran amiga Fabiola Correas por participar con su ilustración maravillosa ♥

Bibliografía

Libro

De la Piedra, Víctor: El libro de los insultos, Océano Ambar, 2010.

Web

http://historia.mforos.com

http://www.reactiongifs.com/

Deja un comentario

Required fields are marked *.