SEXTING, DÉJENSE DE TONTERÍAS: EL SEXO MEJOR EN VIVO, DIRECTO, DE CARNE Y HUESO

Sea cual sea la manera en la que vayas a practicar sexo, que sea seguro. Sé que estaréis pensando que es una obviedad lo que estoy diciendo (pero para muchos y muchas, hoy en día todavía el rezar únicamente, supone un método anticonceptivo).

Otro día hablaremos largo y tendido de esto si queréis, pero yo hoy os quiero hablar en concreto del Sexting (Sexo + Texto) que es la práctica de sexo mediante el envío de texto, vídeos y fotos, con contenido guarrete a través de un dispositivo móvil (smartphone, ordenador, tablets).

Yo soy partidaria de practicar el sexo sin pantallas de por medio, pero si sois una pareja que vive en la distancia o simplemente buscáis un extra en vuestra relación, no veo nada mal que os enviéis palabras calenturientas junto a un emoticono de berenjena para pasar un rato agradable y disfrutar de otro modo (quien dice parejas, dice matrimonios, dice amigos con derecho a roce o qué sé yo).

Ojo, esto no es nada nuevo, el sexting ya existía en los tiempos del SMS y de la webcam (imagino que también en el envío de cartas manuscritas, ¿os acordáis? ¡Qué bonita época y qué inocentes éramos algunos! El único que podría enterarse era el cartero o nuestros padres, pero ahí quedaba la cosa). La rapidez con la que evoluciona la tecnología, cambiando en ocasiones el nivel de privacidad y lo mamona que se vuelve la gente cada vez más, el compartir contenido comprometido con alguien equivocado puede acarrear graves consecuencias y echar por tierra tu reputación tras dejar al descubierto temas que preferías haber mantenido en privado.

Hay gente a la que se le va de las manos y no mola. Así que para evitar problemas como el grooming (acoso por parte de adultos), el ciberacoso o el sextorsión (chantaje), el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco) de España y la iniciativa PantallasAmigas crearon la «Guía sobre adolescentes y “sexting”: qué es y cómo prevenirlo». 

La mayoría de jóvenes que lo practica, no es por el hecho de practicar sexo en sí, si no que «podría deberse a poderosas dinámicas de grupo como la presión de los iguales y la popularidad» afirma la doctora Mariek Vanden Abeelede la Universidad de Lovaina y coautora del estudio y los adultos que también lo practican, (a ver si pensabais que únicamente era cosa de adolescentes) deberían tomar estos consejos:

  • En el momento en el que pulsas la tecla «Enviar», tu contenido puede estar en peligro por ser expuesto sin mesura, así que más te vale que te pienses bien y mucho a quién lo envías.
  • Estar al corriente del nivel de seguridad y privacidad de los dispositivos/aplicaciones y usarlo de manera responsable.
  • No ceder ante la presión ni el chantaje.
  • No ser partícipe del sexting: ni creándolo, ni reenviándolo, ni fomentándolo (en caso de que hagas sexting, asegúrate de que puedes confiar 100% en la otra persona y haced un pacto de eliminar todo el contenido después por ejemplo, siendo legales y respetuosos).

Y tras haber tomado las respectivas precauciones, aquí os dejo un par de consejos para hacer un buen sexting:

 ESTAR DE ACUERDO AMBOS

Otra obviedad, lo sé, pero es que si no lleváis el mismo rollo, o a alguno de los dos no os apetece, puedes sentirte absurdo y quedarte a dos velas virtuales.

NO ACRTES LS PLBRS

¡Por Dios! La época de la abreviatura de la escritura murió junto con el SMS olvidado y las teclas del Nokia 3310. Antes se contemplaba, puesto que nos cobraban por palabra cual anuncio en prensa, pero ahora, AHORA que tenemos esas maravillosas aplicaciones de chat casi gratuitas, qué menos que calentar a tu pareja y no bajarle la moral y el…autoestima. Porque ¿quién quiere recibir ésto?

Esto tampoco y menos a las 6 de la mañana

El tono y la manera en la que escribes tu mensaje es muy importante y puede ser el punto de inflexión entre algo vulgar y estúpido o algo elegante y sexy.

ACTÚA UN POCO

No hay reglas, pongamos imaginación  y un poco de nuestra parte porque no es lo mismo decir «llevo puesto un tanguita rojo de encaje» que «llevo puesta la bata de mi madre que tenía frío». Que no, no insistas.

NO TODAS LAS FOTOS QUE ENVÍAS PONEN

Exacto. No hace falta que seas tan explícito enseñándonos tu miembro viril erecto o tú enseñando tu vagina, porque seamos francos, por lo general, los genitales son poco fotogénicos. Es mejor que envíes otro tipo de fotos eróticas, sugerentes, que muestren otras zonas de nuestro cuerpo sensuales.

ANTES DE ENVIAR, REVISA EL DESTINATARIO

O no volverás a ver la luz del sol, never. Y vosotros, ¿habéis practicado sexting alguna vez?

Besis.

Deja un comentario

Required fields are marked *.